Una fuerte explosión avistada en el cielo sobre la provincia cubana de Pinar del Río, y a la que siguió la caída de fragmentos de roca puede deberse a la entrada en la atmósfera de un meteorito, según medios estatales de la isla.

Expertos del Ministerio de Ciencia, Tecnología y Medio Ambiente (CITMA) investigan el suceso, que según indicaron autoridades de la isla citadas por la edición digital del diario Granma, no se trata de un accidente aéreo.

La explosión se produjo pasado el mediodía, fue perceptible en varios municipios de Pinar del Río y la caída de fragmentos no provocó daños humanos pero sí desperfectos como la rotura de cristales en viviendas e instalaciones, de acuerdo con las primeras informaciones. Tampoco las comunicaciones se vieron afectadas. "La tierra tembló y se sintió un estruendo muy fuerte con humo en el cielo", según comenta Efe.

Poco después del suceso fueron muchos los vecinos de Pinar del Río que comenzaron a comentar lo sucedido en las redes sociales y a publicar vídeos y fotografías de las piedras negras y grises que impactaron en zonas como el turístico "Mural de la Prehistoria", en el pintoresco Valle de Viñales.

Algunos testigos aseguraron haber visto "una bola de fuego" en el cielo, otros sintieron temblar las paredes de sus casas y todos coinciden en el fuerte estruendo que se escuchó.