Cuba

Al menos 121 heridos y 17 bomberos desaparecidos en un incendio en el puerto de superpetroleros de Matanzas, en Cuba

Al menos 17 bomberos están desaparecidos durante el intento de sofocar el incendio provocado por la explosión de un depósito de combustible en Matanzas.

Publicidad

Al menos 121 personas han resultado heridas por un incendio declarado en el puerto de superpetroleros de la ciudad de Matanzas, a unos 80 kilómetros al este en La Habana. Los medios cubanos informan de la explosión de hasta cuatro de los ocho depósitos de combustible en la zona. La capacidad de cada depósito es de 50.000 metros cúbicos de crudo, pero se desconoce la cantidad que contenían al momento de las explosiones. La cantidad de combustible por tanque es equiparable al de 15 piscinas olímpicas.

Las ambulancias han trasladado a los afectados a hospitales, mientras que los equipos de bomberos de Matanzas, Mayabeque, La Habana y Artemisa continúan trabajando para controlar el incendio. De los heridos, 36 están hospitalizadas en seis instituciones de salud del país y 85 recibieron el alta médica.

Ante la situación, el gobierno local de Matanzas ha ordenado "la evacuación masiva de las poblaciones más cercanas", comenzando por la extracción de 800 personas en Dubrocq, cercano a la zona industrial donde ocurrió el incendio.

"El propósito es continuar la evacuación. Se incluye la comunidad La Ganadera y otras áreas cercanas. El objetivo es extremar la precaución", ha comentado el gobernador, Mario Sabines Lorenzo.

17 bomberos desaparecidos

Al menos 17 bomberos están desaparecidos durante el intento de sofocar el incendio provocado por la explosión de un depósito de combustible en Matanzas. Los depósitos de crudo afectados, con una capacidad de 50.000 metros cúbicos, se encuentran en la Base de Supertanqueros de un área industrial de Matanzas.

El incendio comenzó el viernes, sobre las 19:00 hora local, cuando una descarga eléctrica impactó en uno de los ocho depósitos de crudo de la base. En aquel momento, se desató un fuego que afectó a un depósito.

Desde entonces, el viento ha dificultado las labores de extinción y llevó las llamas hacia un segundo tanque.

Publicidad