Palma, ciudad de Mozambique

Publicidad

Ataque terrorista

Al menos 7 muertos en el asalto a un hotel de Mozambique donde se refugiaban civiles por un ataque yihadista

El ataque yihadista se produjo el pasado miércoles y desde entonces el ejército no ha logrado controlar la situación. En el hotel ubicado en la ciudad de Palma permanecían, al menos, 180 personas atrincheradas desde que se produjo el ataque a la ciudad la semana pasada.

Al menos 7 muertos en un ataque presuntamente yihadista a un hotel de la ciudad de Palma en Mozambique. El pasado miércoles se había producido otro ataque terrorista en la ciudad que quedó arrasada. Desde entonces, el ejército no ha logrado tomar el control de la situación y, al menos, 180 personas en su mayoría extranjeras permanecían atrincheradas allí. En esta ciudad, situada al norte de ese país africano, se había empezado a explotar un importante yacimiento de gas.

Cientos de vecinos de esta localidad han huido de la violencia que estalló el miércoles. Han tratado de refugiarse en zonas boscosas, huir a Tanzania o escapar por vía marítima en embarcaciones sobrecargadas, según ha informado Adriano Nuvunga, representante del Centro para la Democracia y Desarrollo en conversaciones telefónicas con DPA. El Ejército continúa combatiendo con los atacantes, pero todavía no ha logrado controlar la situación.

Según han relatado a DPA varios habitantes de la ciudad, la localidad está totalmente destruida y no funciona la red telefónica. Del mismo modo, bancos y edificios militares han sido atacados con explosivos.

Según los medios locales, los responsables del ataque serían milicianos del Estado Islámicos de África Central. El asalto dura ya 4 días y solo unas pocas personas han podido ser evacuadas desde entonces. El viernes se llevó a cabo un plan con 16 vehículos para rescatar a algunas personas, pero el medio local Zitamar aseguraba que el convoy de rescate fue atacado al salir del hotel y solo 7 vehículos de los que formaban el dispositivo consiguió alcanzar su objetivo.

Esta ciudad, se había convertido en un punto de concentración de refugiados y la petrolera Total iba a retomar la construcción de un gaseoducto. En los últimos años, los ataques contra esta zona del país se ha recrudecido. Las personas que han logrado escapar, según informan ONGs y medios locales, han informado de disparos indiscriminados contra edificios y civiles.

Publicidad