Publicidad

Foto

Meghan Markle, embarazada y con Archie en brazos en la foto viral de familia tras la polémica entrevista con Oprah

Una nueva foto del príncipe Harry y Meghan Markle, embarazada con Archie en brazos, muestra a una familia feliz lejos de la Casa Real británica.

Es la nueva fotografía en blanco y negro que los duques de Sussex han colgado en las redes sociales. Una embarazada Meghan Markle sostiene a su hijo Archie en brazos, mientras el príncipe Harry abraza a ambos. La imagen de una familia feliz, lejos de la Casa Real británica.

Se trata de un nuevo posado familiar en el que Meghan y Harry aparecen en compañía de su hijo, que este 6 de mayo cumplirá dos años. El pequeño aparece en brazos de su madre, que lo abraza con una sonrisa. Asimismo aparece presumiendo de barriguita de embarazada de su bebé, que será una niña, tal y como confirmaron ellos mismos en la polémica entrevista. La encargada de compartir la foto fue la fotógrafa Misan Harriman.

Comunicado de Buckingham

La Casa Real británica ya ha respondido a las acusaciones de Harry y Meghan en la polémica entrevista con Oprah, aunque midiendo mucho sus palabras. En un comunicado, la reina Isabel II ha dicho que el tema del racismo será tratado en privado y en familia.

El Palacio de Buckingham salió este martes de su silencio y replicó a los duques de Sussex, Enrique y Meghan, con un mensaje conciliador en el que dijo que abordará las "preocupantes" acusaciones de racismo y maltrato psicológico que estos hicieron en una entrevista en Estados Unidos.

Entre la paz y la guerra, la reina Isabel II parece haber elegido la paz y el breve mensaje difundido a media tarde trata calmar las aguas con apenas 61 palabras. "Toda familia se entristece de conocer en su plena dimensión lo duros que han sido estos últimos años para Enrique y Meghan", así empieza el comunicado, que será probablemente la primera y última manifestación oficial sobre el tema.

La demoledora entrevista que Enrique y Meghan concedieron a Oprah Winfrey ha conmocionado al Reino Unido, en particular la afirmación de que un miembro de la familia real inquirió sobre cuál sería el color de la piel del hijo de la pareja, Archie, antes de que naciera.

Isabel II, de 94 años, reconoce en el mensaje que "los problemas planteados, especialmente el de la raza, son preocupantes", y se compromete a que se tomarán "muy en serio y serán tratados por la familia en privado".

"Los recuerdos pueden variar"

Pese al tono conciliador, la reina advierte que "algunos recuerdos (sobre lo sucedido) pueden variar", una forma de cuestionar que las acusaciones sean totalmente precisas.

El Palacio de Buckingham, que asegura hablar en su mensaje en nombre de la reina, culmina recordando que "Enrique, Meghan y Archie siempre serán miembros muy queridos de la familia real".

En la entrevista, los duques explicaron en detalle los motivos que les llevaron a apartarse de la monarquía hace un año, así como los pensamientos suicidas de Meghan Markle y la falta de ayuda por parte de la familia real.

Publicidad