Un sanitario atendiendo a un paciente de coronavirus

Publicidad

Coronavirus

Los médicos alertan de un aumento de casos de ictus en pacientes jóvenes de coronavirus

Se ha detectado un aumento de la coagulación en pacientes jóvenes con coronavirus, lo que supone un mayor riesgo de ictus.

En resumen
  • Jóvenes sin factores de riesgo para sufrir un ictus están experimentando un accidente cerebrovascular isquémico, presumiblemente relacionado con una infección por coronavirus
  • Un neurólogo de la Universidad de Missouri Health Care ha hecho una serie de recomendaciones para tratar este tipo de casos

Los médicos han alertado de que en los últimos días se ha registrado un aumento de casos de ictus en pacientes jóvenes de coronavirus. Es por ello que un neurólogo de la Universidad de Missouri Health Care ha publicado más de 40 nuevas recomendaciones para tratar casos de accidente cerebrovascular relacionados con el covid.

El neurólogo Adnan I. Qureshi dirige un equipo de expertos en accidentes cerebrovasculares de 18 países con brotes de coronavirus para desarrollar recomendaciones para los médicos que evalúan a pacientes de ictus agudos con una infección confirmada por COVID-19.

Se ha observado un aumento de la coagulación en pacientes con coronavirus, lo que supone un riesgo mayor de accidente cerebrovascular. El equipo de investigación ha encontrado evidencias de que los jóvenes sin factores de riesgo previos para un ictus están experimentando un accidente cerebrovascular isquémico con coágulos en las arterias del cerebro, presumiblemente relacionado con una infección por covid.

Según publica 'Science daily', el inicio del promedio de accidente cerebrovascular en pacientes con coronavirus ocurrió 10 días después de la infección, pero en algunos casos, el ictus fue el síntoma inicial. "Las personas pueden acudir al departamento de emergencias con accidente cerebrovascular, y esa puede ser la manifestación inicial de la infección por COVID-19", explica el neurólogo.

"El propósito de estas recomendaciones es proporcionar una guía paso a paso sobre cómo manejar a estos pacientes. Las modificaciones que sugerimos tienen implicaciones para la salud de los pacientes, pero también para la salud de quienes participan en su atención", señala.

La investigación de Qureshi indica que el personal sanitario corre el riesgo de contraer el coronavirus de pacientes con ictus y deben tomar precauciones de seguridad al tiempo que limitan el número de médicos de atención primaria que tienen interacción directa con cada paciente.

Las pautas también solicitan a los sanitarios que traten a cualquier paciente con accidente cerebrovascular como sospechoso de coronaivrus, asegurando el saneamiento de todo el equipo utilizado durante la evaluación del accidente cerebrovascular.

"Dado que COVID-19 en realidad involucra los pulmones, una exploración simultánea del tórax y el cerebro puede verificar si hay un accidente cerebrovascular e identificar cambios en los pulmones que puedan identificar si este paciente realmente tiene o no infección por COVID-19", dijo Qureshi. "Este paso se ha incorporado al protocolo de accidente cerebrovascular agudo en MU Health Care", indica.

Qureshi alienta a los pacientes con ictus y a sus familiares a recordar cualquier síntoma de tos seca, fiebre o dolor corporal antes del accidente cerebrovascular, lo que puede ayudar a los sanitarios a determinar si el accidente cerebrovascular está relacionado con una infección coronavirus.

Si se confirma una infección por COVID-19 y otros órganos se han visto afectados, las directrices sugieren que una Evaluación de insuficiencia orgánica secuencial (SOFA, por sus siglas en inglés) puede proporcionar un pronóstico general antes de determinar el tratamiento adecuado para el accidente cerebrovascular en pacientes con COVID-19.

Publicidad