El médico del francés Vincent Lambert, el tetrapléjico que se encuentra en estado vegetativo desde hace más de una década y que ha reabierto el debate sobre la eutanasia, ha anunciado a la familia que detendrá su tratamiento en los próximos días para dejarle morir.

Los abogados señalan que "si esa decisión se ejecutase, Lambert moriría en unos días" e invocan la petición que hizo a Francia hace días el Comité de la ONU sobre los derechos de las personas con discapacidad de suspender cualquier decisión a la espera de que se examine el caso.

El Gobierno francés entiende que se ha agotado el recorrido jurídico del caso, después de que el Consejo de Estado lo autorizase en abril a detener el tratamiento y de que el Tribunal Europeo de Derechos Humanos lo avalase.

Este caso se ha convertido en Francia en modelo del debate sobre los tratamientos de final de vida y la muerte digna. En la propia familia del paciente hay partidarios (los padres, la hermana y un hermanastro) y opositores (la esposa, cinco hermanos y hermanas y un sobrino) de mantenerlo vivo de forma artificial.

Lambert, de 42 años, sufrió un accidente de tráfico en 2008. El traumatismo craneoencefálico le dejó tetrapléjico y absolutamente dependiente. En 2014 su estado fue calificado de vegetativo. Sus padres, de profundas creencias religiosas, siempre han defendido su derecho a la vida y consideran que desconectarle supondría un trato inhumano o degradante, por lo que en los últimos años han agotado los recursos judiciales posibles.

También te puede interesar...

La ONU solicita a Francia que mantenga conectado a un ciudadano en estado vegetativo

Los partidos se echan en cara la falta de regulación de la eutanasia y la 'muerte digna'

La llamada de Ángel a Emergencias: "Estaba muy agotada y la he ayudado a morir"