Un médico de California ha desatado las críticas en redes sociales por comunicar a un paciente que iba a morir a través de un robot. Ernest Quintana, de 78 años, estaba hospitalizado en el Centro Médico Kaiser Permanente en Fremont cuando el doctor, que aparecía en la pantalla del robot, le informó de que moriría en unos pocos días.

Julianne Spangler, amiga de la hija del señor Quintana, ha publicado una foto del robot en Facebook y cuenta que " le comunicó que sus pulmones ya no funcionaban. La única opción que le quedaba era quitarle la máscara que lo ayuda a respirar y ponerle morfina hasta que muera".

En una entrevista a la BBC, reconoce que fue "una situación extremadamente frustrante" y "una atrocidad de cómo el cuidado y la tecnología están chocando". "Creo que los avances tecnológicos en medicina han sido maravillosos, pero hay que diferenciar la línea de 'dónde' y 'cuándo' deben usarse", agregó.

La nieta de Quintana, Annalisa Wilharm, quien estaba con él en el hospital, cuenta que el doctor de la pantalla "parecía que estaba en una silla en una habitación en algún lugar". "Lo siguiente que sé es que empezó a decir: 'Obtuve estos resultados de IRM y no quedan pulmones, no hay nada con lo que trabajar'", recuerda.

Cuando la esposa del hospitalizado llegó al centro, se quejó al personal sobre cómo le habían comunicó la noticia a su esposo. Annalisa Wilharm cuenta que una enfermera le dijo a la esposa de Quintana que esa era su política: "así es como hacemos las cosas".

Michelle Gaskill-Hames, vicepresidenta del centro Kaiser Permanente Greater Southern Alameda, dijo en una declaración que su política era tener una enfermera o un médico en la sala cuando se llevaban a cabo consultas remotas. "La teleconferencia a través del vídeo de la noche fue un seguimiento de las visitas anteriores a los médicos", agregó. "No reemplazó las conversaciones anteriores con el paciente y los miembros de la familia y no se utilizó en la entrega del diagnóstico inicial".

"Dicho esto, no apoyamos ni fomentamos el uso de la tecnología para reemplazar las interacciones personales entre nuestros pacientes y sus equipos de atención; entendemos lo importante que es esto para todos los involucrados, y lamentamos que no hayamos alcanzado el nivel de la familia", agrega.