Coronavirus

Un matrimonio sin vacunar muere de coronavirus con segundos de diferencia dados de la mano

El hombre de 73 años y la mujer de 69 habían estado casados durante cuatro décadas y durante sus últimos días de vida estuvieron luchando juntos contra el coronavirus después de que toda su familia diera positivo. Sin vacunar, ambos murieron con segundos de diferencia.

Los ancianos dados de la mano antes de morir

GoFundMe Los ancianos dados de la mano antes de morir

Publicidad

William Stewart, de 73 años, y su esposa Carol, de 69, ingresaron en New Hampshire, en Estados Unidos, al empeorar su estado de salud tras infectarse de coronavirus, enfermedad de la que no se habían vacunado.

Según explica su sobrino Tim en la página GoFundMe, el matrimonio había estado casado durante 44 años y ambos fallecieron el 30 de diciembre en un hospital de la localidad de Salem, después de que su estado diera "un giro a peor". "Fallecieron pacíficamente de la mano de sus seres queridos junto a la cama", escribió Tim, quien aportó más detalles de lo sucedido: "Han librado una larga y dura batalla contra el covid, ambos intubados y con soporte vital". Bill y Carol estuvieron con respiración asistida durante ocho días y dos semanas, respectivamente, durante los cuales Bill sufrió fallos pulmonares, renales y de riñón, todos ellos complicaciones del coronavirus.

Una historia de amor hasta el final

Bill y Carol, ambos originarios de Massachusetts, se conocieron de niños antes de iniciar un romance de adultos hace 45 años, según sus obituarios de la funeraria Douglas & Johnson de Salem. Bill, que trabajaba como maquinista, y Carol, que pasó de la electrónica a la atención sanitaria más adelante, se unieron por su amor a la naturaleza y a la familia.

Su hija, Melissa Noke, explicó que el día que murieron el personal del hospital los llevó a la misma habitación para que pudieran morir juntos. "Colocaron ambas camas una al lado de la otra, poniendo la mano de mi madre en la de mi padre", ha señalado a WMUR, y añadió: "En cuanto se tocaron las manos, mi padre dio su último aliento, y luego mi madre 10 segundos después".

Publicidad