Crisis con Marruecos

Marruecos asegura que la crisis acabará cuando Madrid aclare "sus posiciones" sobre el Sáhara

Marruecos habla de "grave crisis" nuestro país. Y dice que solo terminará cuando España aclare su posición sobre el Sáhara Occidental.

Publicidad

El Ministerio de Exteriores de Marruecos ha anunciado este lunes que la "grave crisis" entre Madrid y Rabat no terminará con la comparecencia del líder saharaui Brahim Ghali mañana martes ante la Audiencia Nacional española, sino cuando "España aclare sin ambigüedades sus elecciones, sus decisiones y sus posiciones" en relación al Sáhara Occidental".

Para Marruecos, "las crisis no se limita a un hombre (Brahim Ghali). No comienza con su llegada ni terminará con su partida. Se trata ante todo de una cuestión de confianza y de respeto mutuo rotos entre Marruecos y España", prosigue.

Brahim Ghali ingresó en el Hospital San Pedro de Logroño el 17 de abril aquejado de un caso grave de covid, y la ministra española de Exteriores, Arancha González Laya, atribuyó posteriormente su presencia en el país a "razones estrictamente humanitarias".

"Ningún problema con los españoles"

Marruecos ha aclarado que "no tiene ningún problema con los españoles, sus ciudadanos, sus operadores económicos, sus actores culturales y sus turistas, que son bien acogidos como amigos y vecinos de Marruecos seguirá apegado a su natural y genuina amistad con el pueblo español".

En la misiva dan varios ejemplos de cómo "Marruecos nunca instrumentalizó el separatismo" catalán contra España: "Durante la crisis catalana, Marruecos no optó por la neutralidad, sino que fue uno de los primeros en ponerse del lado de la integridad territorial y la unidad nacional de su vecino del norte".

"¿Cuál habría sido la reacción de España si un representante del separatismo hubiera sido recibido en el Palacio Real marroquí? (...) ¿Si hubiera sido recibido pública y oficialmente por su aliado estratégico, su importante socio comercial y su vecino más cercano al sur?", se interroga el ministerio.

Dos comunicados en un día

Horas después, el presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, ha calificado de "inaceptable" que Marruecos permitiera la entrada de "más de 10.000 migrantes" por "discrepancias por el Sáhara". Y lejos de rebajar la tensión, las palabras de Sánchez han motivado un hecho inédito: Marruecos ha emitido un segundo comunicado en el mismo día.

En la segunda nota, Rabat considera que la crisis no está vinculada a la cuestión migratoria y asegura que no debe utilizarse como pretexto para desviar la atención sobre las "verdaderas" causas del conflicto político y diplomático. "No es admisible que un Gobierno diga que se atacan las fronteras de España" por "desavenencias y discrepancias en política exterior", señala el comunicado.