Siria

Una marioneta gigante recorre Europa por los niños de Siria

Se llama Amal, un nombre que significa Esperanza y nació para ser un festival itinerante en apoyo a los niños refugiados que han tenido que abandonar Siria. Ha recorrido más de 8.000 kilómetros por Europa y a su paso se han convocado protestas. Su destino final será Manchester en Reino Unido, donde se espera que llegue el próximo 3 de noviembre.

Publicidad

El 27 de julio de 2021, la pequeña Amal, una marioneta de 3 metros metros y medio, inició su viaje desde la ciudad de Gaziantep (Turquía). Desde esa frontera entre Siria y Turquía quiere llegar hasta el Reino Unido en apoyo a los miles de niños sirios que han tenido que abandonar su país.

Amal significa esperanza en árabe y representa a todos los niños desplazados, muchos de ellos separados de sus familias. Por eso viajará más de 8.000 kilómetros encarnando el mensaje urgente de 'No te olvides de nosotros'. Ya ha pasado por Turquía, Grecia, Italia, Suiza, Francia y Alemania. Acaba de llegar a Reino Unido donde recorrerá el país hasta su último destino, la ciudad de Manchester, allí se espera que termine este proyecto el 3 de noviembre.

La iniciativa se llama The Walk y está reuniendo a artistas célebres, importantes instituciones culturales, grupos comunitarios y organizaciones humanitarias, creando una de las obras de arte públicas más innovadoras y aventureras jamás probadas. Así lo explica su co-fundador, Joe Robertson: "La pequeña Amal está consiguiendo reunir artistas, instituciones, organizaciones… y a la vez cuenta la historia de miles de niños que han hecho su mismo viaje".

Pero el camino no siempre ha sido fácil. A lo largo de su viaje, la pequeña Amal ha levantado polémica y generado algunas protestas. En Grecia, manifestantes de la extrema derecha le tiraron piedras, incluso tuvo que desviar su ruta en la ciudad de Atenas. En Francia, no pudo atravesar la ciudad de Calais. Amal se desplazó hasta Vieux Fort-Nieulay para recibir la bienvenida de más de 400 residentes de Calais, incluidos muchos niños y familias, defensores y asociaciones de derechos humanos, así como algunos políticos de la oposición. La alcaldesa de Calais, Natacha Bouchar, se negó a permitir que Amal llegara a la playa frente al mar y atravesara la ciudad.

La pequeña Amal es una refugiada de 9 años que ha huido de su país devastado por la guerra y está en busca de su madre. Quiere recordar que hay decenas de miles de Amal, tanto niños como niñas, que necesitan encontrar su camino hacia la educación y reconstruir sus vidas.

Publicidad