Activistas del colectivo LGTBI y Agentes de Seguridad del Estado cubano se enfrentaron durante una manifestación ilegal convocada después de que el gobierno cancelara la manifestación del orgullo gay.

En el enfrentamiento no hubo heridos pero al menos dos personas fueron detenidas, una de ellas el activista medioambiental Ariel Ruiz Urquiola.

La manifestación se desarrolló inicialmente sin incidentes, con unas trescientas personas desfilando y reivindicando que no se estaban manifestando "en contra de nada" sino "a favor" de sus derechos.

La multitud marchó de forma pacífica y sin incidentes hasta que al final fueron interceptados por los agentes policiales, que pidieron a los manifestantes que se dispersaran aludiendo de que se trataba de una marcha no autorizada. Varios activistas replicaron que no necesitaban permiso para ejercer su derecho a pasear por la capital.

El gobierno suspendió la manifestación "contra la homofobia" con el argumento de que el país se prepara para enfrentar una grave crisis económica. Esta decisión provocó un fuerte malestar en el colectivo LGTBI, que cuestionó por qué en cambio sí se realizaron otras actividades masivas como el desfile del Día del Trabajador.

Esta manifestación LGTBi habría sido la primera después de la aprobación de la nueva Constitución cubana, en la que inicialmente estaba prevista una modificación que abría las puertas al matrimonio gay, pero que finalmente no se incluyó.

El colectivo LGTBI ha ido ganando en visibilidad durante la última década en Cuba, donde en los primeros años tras el triunfo de la Revolución (1959) los homosexuales eran perseguidos y enviados a campos de trabajo.

También te puede interesar...

Cuba vota una nueva Constitución con reformas pero sin renunciar al comunismo

Cuba suspende el desfile del Orgullo LGBTi

Cuba decreta un nuevo racionamiento en los productos básicos a Venezuela