DESAPARECIDO EN 2014

Malasia no descarta la participación de terceros en la desaparición del Boeing MH370 de Malaysia Airlines

El jefe de la investigación que trata de esclarecer qué ocurrió con el avión, señaló que la aeronave cambió de rumbo de forma manual y no excluyen "la participación de una tercera parte" en lo ocurrido.

Un hombre escribiendo mensajes en honor a las víctimas del vuelo MH370 de Malaysia Airlines

Publicidad

El informe presentado por las autoridades de Malasia no descarta la participación de terceros en la desaparición del Boeing MH370 de Malaysia Airlines con 239 personas a bordo el 8 de marzo de 2014. "No podemos excluir la participación de una tercera parte", declaró el jefe de la investigación oficial, el malasio Kok Soo Chon, en rueda de prensa.

El jefe de la investigación oficial señaló que el avión cambió de rumbo de forma manual, pero que ante la falta de pruebas no saben por qué. El vuelo MH370 se dirigía a Pekín y se cree que, tras cambiar de rumbo, acabó por estrellarse en el sur del océano Índico.

Las autoridades malasias divulgaron una serie de recomendaciones de seguridad para la aviación comercial durante la publicación del informe final sobre el vuelo MH370 de Malaysia Airlines.

El texto, donde el gobierno prometió incluir todas las informaciones recabadas, "amplía la información previamente publicada e incluye análisis, hallazgos, conclusiones y recomendaciones de seguridad", a pesar de que aún permanecen en paradero desconocido las dos cajas negras y el fuselaje del aparato.

Una de las sugerencias realizadas es mejorar la eficacia de los transmisores de localización que portan los aviones comerciales de cara a un posible accidente en alta mar. Además se identificaron una serie de problemas que pudieron afectar al inicio de las operaciones de búsqueda y rescate, como un discontinuo control de los radares por parte de los diferentes espacios aéreos que cruzó el aparato antes de desvanecerse, apunta el texto "Informe de investigación de seguridad MH370".

El documento también incide a las compañías y autoridades a ampliar las información sobre las condiciones psicológicas de pilotos y tripulación, una mayor inspección en la carga del avión o un mayor control del tráfico aéreo.

En mayo, la compañía estadounidense Ocean Infinity concluyó con el rastreo de 112.000 kilómetros cuadrados del Océano Índico sin poder localizar los restos del aparato. Esta búsqueda se situó al norte de los 120.000 kilómetros cuadrados donde tuvo lugar la operación inicial que asumieron Australia, Malasia y China, con un coste de más de 151 millones de dólares, y que fue suspendida a principios de 2017.

El MH370 desapareció de los radares el 8 de marzo de 2014 unos 40 minutos más tarde de su despegue en Kuala Lumpur rumbo a Pekín, después de que alguien apagara los sistemas de comunicación e hiciera virar el aparato, según la investigación oficial.

Hasta el momento, se han recuperado 27 piezas en playas de Reunión, Mozambique, Mauricio, Sudáfrica y la isla Pemba (Zanzíbar), fragmentos que fueron arrastrados por las corrientes del Índico, lo que concordaba con la hipótesis oficial del siniestro.

De estos, los expertos confirmaron que tres fragmentos de ala encontrados en Reunión, Mauricio y Pemba pertenecen al MH370, otras siete piezas -incluidas partes del interior de la cabina- lo son "casi con seguridad" y ocho más lo son "con alta probabilidad". No obstante, permanece como incógnita el paradero de la parte principal del fuselaje.

Publicidad