Donald Trump ha congelado todos los activos del gobierno venezolano en Estados Unidos. Ha prohibido las transacciones comerciales con Caracas y ha pedido un cambio de gobierno inmediato para solucionar la crisis.

Nicolás Maduro ha calificado la decisión de acto criminal y el embajador de Venezuela ha solicitado ante la ONU la condena internacional de las sanciones impuestas por el presidente de Estados Unidos.