Publicidad

Turismo francés

Madrid se convierte en el destino de los franceses cansados de las restricciones de su país: "Se nota la diferencia"

Madrid se sitúa como un caso peculiar en Europa, ya que a diferencia del resto de territorios mantiene abiertos los locales destinados al ocio. Los medios de comunicación franceses lo señalan como un 'oasis'.

Muchos turistas franceses cansados de las restricciones permanentes en su país han encontrado en Madrid un lugar donde pasar unos días de ocio. La capital se convierte en un caso peculiar en Europa al ser de los pocos territorios que no ha tomado medidas severas contra los locales de ocio. Los medios franceses lo señalan como un "oasis".

En ese contexto de cierres, llama la atención lo que destacan esta semana varios medios de comunicación franceses. Dicen que las restricciones al ocio son comunes en Europa, en los países de nuestro entorno. Bares y restaurantes, cines... apenas se puede ir a trabajar y a comprar en buena parte del continente. Salvo, dicen, en Madrid. Lo señalan como un oasis en medio de tanta prohibición, y aseguran que miles de franceses vienen de turismo a tomarse un respiro.

La cadena TF1 dice que prácticamente todo está abierto. Obvian que los locales tienen que cerrar a las 9 de la noche. O la radio pública incluye locales nocturnos entre esos espacios abiertos. Nosotros hemos comprobado esta tarde que hay turistas franceses en Madrid. Antes, el contexto. En Francia el ocio está cerrado desde hace 3 meses.

Todo cerrado en Francia

Desde noviembre es imposible cenar en un restaurante en Francia o acudir a un museo, la hostelería, el ocio, la cultura y hasta los gimnasios están cerrados y sin signos de reapertura por el momento. Una situación que crea mucha frustración y de hecho serían varios miles los que viajan cada semana a Madrid, pese a las recomendaciones del Gobierno galo de limitar los viajes y al llamamiento de Manuel Macron a hacer juntos todo lo posible para frenar la epidemia.

Las imágenes reflejan un Madrid parecido al de antes de la pandemia, una animación que vienen buscando numerosos franceses. Eloise, un parisina que viaja a menudo a París harta de restricciones dice que necesitan "un poco de oxígeno". Una tasa de cerca de 1000 casos por cada 100.000 habitantes en la Comunidad de Madrid no parece amedrentarles.

"Se nota mucho la diferencia"

"Se nota mucho la diferencia entre la vida que llevan en Francia y la de aquí", dicen algunos, y añaden que en Madrid se puede ir a bares y restaurantes. Apuntan a que en Madrid se puede vivir una vida prácticamente normal. Pero no solo hay turistas franceses, también hay rusos como Anastasia, que comenta que la gente está deseando volver a la vida de antes.

Con teatros, cines, bares y restaurantes... Madrid se ha convertido en un caso insólito en el mundo porque a pesar de las restricciones muchos de estos negocios permanecen abiertos. Aunque los hosteleros sí que notan las pérdidas y apuntan al peso que tenía el turismo extranjero antes de la pandemia

Publicidad