Un joven se vio en la pierna una mancha que creía que era un pelo encarnado pero en realidad se trataba de un cáncer.

El joven ignoraba los síntomas hasta que su madre, enfermera, le vio como se le estaba infectando. Al joven se le ha diagnosticado un cáncer raro que afecta solo a uno de cada millón de personas, según 'Metro'.

El tipo raro de cáncer afecta la piel, los músculos y los huesos. En el caso de Michael, se había convertido en varios tumores que se habían trasladado al hueso, músculo y tejido de su muslo derecho.

Una de las opciones planteadas era la amputación pero el especialista la descartó rotundamente. Los médicos le trataron con un medicamento experimental de quimioterapia oral y radioterapia en el muslo para controlar el dolor.

De momento los tumores no han crecido aunque continua tratando el cáncer.