59.007833

Publicidad

Coronavirus

Luz verde definitiva de la Unión Europea a la venta de Remdesivir contra el coronavirus

El Ejecutivo comunitario ha aprobado el Remdesivir como primer medicamento para tratar el coronavirus en la Unión Europea después de que la La Agencia Europea del Medicamento aprobara el uso de este antiviral. Se trata del remdesivir, un antiviral utilizado para combatir el ébola.

En resumen

  • El Remdesivir ya se ha empleado para combatir el ébola
  • Este era el último paso para que se pudiera comercializar el fármaco contra el coronavirus

La Comisión Europea ha aprobado la comercialización del medicamento Remdesivir, el antiviral que parece estar teniendo efectos positivos en el tratamiento del coronavirus. Tras la luz verde al uso de este compuesto por la Agencia Europea del Medicamento (EMA) hace una semana era el último paso que quedaba para que se pudiera emplear.

Desde el Ejecutivo comunitario se destaca que este permiso se ha conseguido en un plazo "excepcionalmente corto" frente a los 67 días de media que se tarda en acordar este tipo de autorizaciones gracias procedimiento acelerado que ha contado con el visto bueno también de los Estados Miembros.

¿Qué es el Remdesivir?

El Remdesivir vio la luz hace una década en la búsqueda de un medicamento para luchar contra el ébola y Estados Unidos se ha erigido como un firme defensor de este antiviral para tratar a los pacientes de coronavirus. "El Remdesivir tiene un efecto claro, significativo y positivo en la reducción del tiempo de recuperación del coronavirus", señaló hace semanas Anthony Fauci, del Instituto Nacional de Enfermedades Infecciosas de EEUU.

Gilead, la farmaceútica detrás de este famoso medicamento, defiende que su eficacia está probada y que los pacientes tratados con él mejoran en un 65% y los efectos se ven a los 5 días.

Sin embargo, la euforia respecto al Remdesivir se paró cuando la prestigiosa revista médica 'The Lancet' puso en duda su efectividad apoyándose en un ensayo realizado en China que revelaba que el fármaco no había aportado absolutamente nada a los pacientes.

Por ello, la Organización Mundial de la Salud también se puso a estudiar este medicamento en 2.000 pacientes.

Publicidad