Los termómetros de Alaska, en el Círculo Polar Ártico, han marcado 34 grados centígrados este último mes, superando en 3 grados la temperatura más alta de su historia, alcanzada en junio de 1969. Según los científicos, el suelo congelado que cubre más del 80% de Alaska se está derritiendo.