TERREMOTO EN ITALIA | ESPAÑOLA FALLECIDA

Homenaje de los familiares de Ana Huete junto a su antiguo restaurante

Luto oficial de tres días en Víznar (Granada), donde viven los familiares de la española fallecida en el seísmo de Italia. Sus padres viajan a Roma para repatriar el cuerpo de la joven.

Publicidad

Familiares y allegados de Ana Huete, la joven de 27 años fallecida en el terremoto de Italia, han improvisado este viernes un homenaje a las puertas del negocio que regentaba en la capital granadina, donde han depositado flores y han encendido velas, confiando en que sea repatriada "en un par de días".

Los padres de la joven han cogido este viernes un vuelo que les llevará hasta Roma para avanzar en los trámites de la repatriación, que asumirán a nivel privado. Junto al restaurante de comida italiana de Ana Huete, donde en un cartel puede leerse 'Cerrado por vacaciones', se han vivido escenas de dolor de allegados que han querido homenajear a esta granadina, que perdió la vida en el devastador terremoto que la madrugada del miércoles asoló Italia.

Uno de los familiares de la víctima, Alberto Sanz, ha sostenido a preguntas de los periodistas que Ana fue "una extraordinaria persona, cercana y familiar" y su familia está "destrozada" con su pérdida. "Hemos querido hacerle este reconocimiento a nivel simbólico a ella y también a todas las víctimas del terremoto", ha agregado, al tiempo que ha querido darle ánimos a los padres de la joven, que llegarán este viernes a Italia para iniciar los trámites que les permitan traerla a casa.

A este acto improvisado, también han acudido algunos representantes institucionales, de hecho, entre los ramos de flores se encuentra uno del Ayuntamiento de Alfacar, localidad muy vinculada a la familia. Por el momento, los familiares desconocen por cuánto se tiempo se prolongará el proceso de repatriación, aunque confían en que "en un par de días" esté solventado.

La joven se encontraba de vacaciones en el pueblo italiano de Illica, una fracción de Accumoli, lugar del epicentro del terremoto, junto a su novio, de origen italiano, que sufrió heridas leves a causa del terremoto. Fue él quien alertó de lo sucedido a la familia de Ana, que reside en Víznar, una localidad de unos 800 habitantes cercana a la capital granadina.

En el momento del seísmo, ella se encontraba en la parte de abajo de una vivienda junto a otras mujeres, mientras que los hombres que les acompañaban estaban en una parte superior. El Ayuntamiento de Víznar, en Granada ha decretado varios días de luto oficial en señal de duelo por el fallecimiento de la joven y las muestras de dolor y solidaridad se han sucedido en las últimas horas desde todos los ámbitos de la sociedad española.

Publicidad