Los jefes de Estado y de Gobierno de la Unión Europea suspenden las negociaciones 24 horas y volverán a reunirse para el reparto de los altos cargos de las instituciones comunitarias, ante las dificultades para lograr un equilibrio satisfactorio para las tres principales familias políticas tras más de 24 horas de contactos bilaterales y negociaciones a Veintiocho en Bruselas.

El presidente del Consejo europeo, Donald Tusk, ha tomado la decisión de "suspender" la cumbre extraordinaria que arrancó el domingo en la capital europea y retomarla el martes a partir de las 11:00 horas, según ha informado su equipo. La negociación formal arrancó con una cena el domingo, tras una jornada de contactos bilaterales, y tomó como punto de partida una propuesta diseñada entre Francia, Alemania, España y Países Bajos que colocaba al candidato socialdemócrata, el holandés Frans Timmermans, al frente de la Comisión Europea. A pesar de contar con el aval de la canciller alemana, Angela Merkel, esta propuesto despertó el malestar en el resto de líderes de la familia del Partido Popular Europeo, porque suponía renunciar a la jefatura del Ejecutivo comunitario a pesar de ser la fuerza más votada en las elecciones europeas de mayo y porque relegaba a su candidato, el alemán Manfred Weber, a la presidencia de la Eurocámara.

El presidente del Gobierno en funciones, Pedro Sánchez, ha reconocido una "enorme frustración" por la falta de acuerdo entre los líderes europeos para situar al candidato socialista Frans Timmermans al frente de la Comisión Europea y al candidato 'popular' Mafred Weber en la presidencia de la Eurocámara y ha culpado al Partido Popular Europeo de no respetar el acuerdo al que habían alcanzado ambos, con el apoyo de la familia liberal. Al salir de la reunión ha explicado cómo ha sido el proceso de negociación.

AGENDA EN EL AIRE

La reunión prevista entre el presidente del Gobierno en funciones y candidato a la reelección, Pedro Sánchez, y la presidenta del Congreso de los Diputados, Meritxell Batet, para fijar la fecha del debate de investidura ha quedado condicionada por estas reuniones. Ante lo incierto de la agenda se ha decidido que mantengan una conversación telefónica. Posteriormente, Batet convocará a los medios de comunicación en el Congreso, tras haber comunicado su decisión sobre el pleno de investidura a los grupos parlamentarios.