120.00

Publicidad

Estados Unidos

Los expresidentes de Estados Unidos se apuntan a la vacuna contra el coronavirus

Los tres presidentes anteriores a Donald Trump se han ofrecido para recibir la vacuna contra el coronavirus en Estados Unidos. Barak Obama, George Bush y Bill Clinton lo harán ante las cámaras.

El ex presidente estadounidense Barack Obama (2009-2017) aseguró que está "absolutamente" dispuesto a recibir la vacuna contra la COVID-19, incluso públicamente, en cuanto esté disponible para la población con menor riesgo. "Si Anthony Fauci (el principal epidemiólogo de la Casa Blanca) me dice que esta vacuna es segura y puede vacunar, ya sabes, inmunizarte de contraer la COVID-19, absolutamente voy a ponérmela", afirmó Obama en una entrevista con la emisora de radio por satélite SiriusXM.

Ante las cámaras

Freddy Ford, de la oficina del expresidente George Bush se había puesto en contacto con Fauci y la coordinadora en la Casa Blanca de la respuesta al coronavirus, Deborah Birx, para decirles en su nombre que "cuando sea el momento adecuado, él quiere hacer lo que pueda por ayudar a alentar a sus conciudadanos a vacunarse. El presidente Bush se pondrá a la cola para recibir la suya y lo hará frente a las cámaras".

Parecido mensaje ha trasladado el responsable de prensa del expresidente Clinton: "Se la pondrá tan pronto como esté disponible para él". Y lo hará público si ayuda a que los norteamericanos hagan lo mismo.

Las peores cifras

Los expresidentes y el recién elegido Joe Biden han mostrado una actitud muy distinta a la del presidente saliente, Donald Trump, con respecto a la pandemia de coronavirus. Estados Unidos se prepara para recibir las primeras dosis de la vacuna contra el virus antes de que finalice el año. Tanto Pfizer como Moderna han solicitado ya al Gobierno de Donald Trump que autorice de urgencia sus vacunas contra el coronavirusm en Estados Unidos. Hasta la fecha, Estados Unidos suma 13.901.477 casos confirmados del coronavirus SARS-CoV-2 y 273.181 fallecidos por la enfermedad de la COVID-19, según el recuento independiente de la Universidad Johns Hopkins.

Publicidad