Los 27 menores no acompañados que están entre los 134 rescatados a bordo del barco 'Open Arms' han llegado ya al muelle del puerto de Lampedusa, después de que el ministro del Interior italiano, Matteo Salvini, autorizara su desembarco pese a no estar de acuerdo con la medida.

Los menores fueron transferidos a dos lanchas motoras de la Guardia Costera y de la Guardia de Finanzas italianas, bajo la supervisión del fiscal adjunto de Agrigento (Sicilia), Salvatore Vella.

Salvini, de cuya competencia dependen los desembarcos en puertos italianos, aceptó a regañadientes que bajen los menores no acompañados tras 16 días en el barco de la ONG española, que denunció la situación desesperada a bordo, y en respuesta a las reiteradas peticiones del primer ministro italiano, Giuseppe Conte.

En un vídeo publicado en Twitter, el fundador de Open Arms, Oscar Camps, ha confirmado que hay "peleas y discusiones constantes" entre los pasajeros, creando tensiones "insostenibles".

El primer ministro italiano había pedido en las últimas horas la evacuación urgente de los menores, por lo menos, y confirmado que al menos seis países de la UE (Francia, Alemania, Luxemburgo, Portugal, Rumania y España) han acordado aceptar a los migrantes de Open Arms si son desembarcados.