En China han logrado rotar con éxito un puente de más de 23 toneladas tras una compleja operación que ha llevado a los operarios más de una hora y media.

Se trata de un paso elevado que atraviesa la ciudad de Sipping, al noreste del país asiático. Forma parte de un proyecto que finalizará en el mes de octubre y que pretende acortar distancias dentro de la ciudad.

Con este nuevo puente, los ciudadanos podrán ahorrar hasta 30 minutos en su trayecto.