64.644354

Publicidad

Turkmenistán

Berdimujamédov, líder de Turkmenistán, inaugura la estatua de un perro de oro

La escultura gigante pertenece a un Alabai, una raza nacional de perro considerado único en el mundo. Se usan en el país para cazar lobos y en peleas, un entrenamiento muy extendido en Turkmenistán.

Una enorme estatua dorada de un perro Alabai ha sido descubierta en una de las rotondas mas concurridas en la capital de Turkmenistán por el líder del país, Kurbanguly Berdymukhamedov, quién también ha escrito una oda a la raza local y le ha regalado una al presidente ruso Vladimir Putin.

La estatua de oro, con una pantalla digital que muestra a los queridos perros Alabai de Turkmenistán en acción, se une a otra en un cruce principal, también recubierta de oro, del presidente de Turkmenistán, Kurbanguly Berdymukhamedov, en persona, sentado en un caballo.

Perros y caballos

Los perros y los caballos son una fuente de orgullo nacional en Turkmenistán donde los pastores tradicionales son reconocidos entre la población de seis millones que depende en gran medida de los ingresos de las reservas de gas natural del país.

Berdymukhamedov ha dirigido la ex república soviética fuertemente controlada desde 2007 y es conocido extraoficialmente como Arkadag, el protector.

El líder ha elogiado al Alabai, o perro pastor de Asia Central, como herencia nacional y ha escrito un libro y un poema sobre ellos. En 2017 Berdymukhamedov le regaló a Putin un cachorro Alabai.

La raza grande y rechoncha de los Alabai es conocida como cazadores de lobos por su destreza en la protección de ovejas y cabras y también se usa para proteger hogares y en peleas de perros, un entretenimiento popular en Turkmenistán.

Publicidad