El Gobierno británico ha anunciado este domingo que el secretario del 'brexit', Steve Barclay, firmó la orden para desligar las leyes de la Unión Europea (UE) del Reino Unido, mediante la derogación de la Ley de Comunidades Europeas. Esta ley, conocida en Reino Unido como ACT 1972, es el vehículo que permite que la regulación europea actúe directamente en el país británico. Este rechazo a las leyes europeas tendrá efecto cuando el Reino Unido formalice el 'brexit' o salida de la UE el próximo 31 de octubre.

Si se produce un 'brexit' sin acuerdo, la libre circulación de los ciudadanos de la UE podría terminar, según los nuevos planes de la Oficina Central, a pesar de las advertencias de caos y de personas atrapadas en el limbo legal. Priti Patel, la nueva ministra del Interior, está presionando para que se impongan restricciones fronterizas de inmediato el 31 de octubre, según informa The Independent.

Los demócratas liberales han calificado de "brutal" esta prohibición, advirtiendo de que Patel está "completamente separada de la realidad".

El dramático giro se produce a pesar de que el gobierno declinara en un primer momento presentar el proyecto de ley que terminaría con la libre circulación por temor a una emboscada de los Comunes. En cambio, Patel cree que puede actuar a través de una legislación secundaria, de una manera que evitaría que los parlamentarios de todas las partes que se opondrían.

Por su parte, Ed Davey, el portavoz de asuntos internos de Liberal Democrats, considera que, de producirse, puede ser "el próximo capítulo en la saga interminable del desastre total que están haciendo del 'brexit' "¿Sugiere el gobierno seriamente que una enfermera del NHS que es nacional de la UE no puede regresar al país si estuvo de vacaciones? Es absurdo", señala.