El hombre de 70 años, Albert Flick, cumplió condena por asesinar a su mujer y agredir a otra cuando salió de prisión por primera vez. El septuagenario quedó en libertar por ser "demasiado viejo para ser peligroso" y a la salida de prisión volvió a asesinar a una mujer

El hombre pasó décadas en prisión por apuñalar mortalmente a su mujer y fue puesto en libertad en 2014. Pero años después de su puesta en libertad, ha vuelto a cometer un crimen a asesinar a Kimberly Dobbie, quien recibió numerosas puñaladas. Los hijos de once años observaron el asesinato de su madre, Dobbie.

Flick cumplió condena en 2004 después de asesinar a su mujer, pero volvió a la cárcel por agredir a otra. El juez ignoró la recomendación de la sentencia anterior y dijo que Flick no sería una amenaza debido a su edad y que "no tenía sentido mantenerlo encerrado".

El condenado fue liberado y se mudó a Lewiston, dónde conoció a Kimberly Dobbie. Bud Ellis, asistente del fiscal, comentó al juez que Flick sabía que Dobbie estaba planeando irse de la ciudad y él pensó: "Si no puedo tenerla, la mataré".

Flick atacó a Dobbie a plena luz del día frente a una lavandería, apuñalandole en el corazón y los pulmones. El hombre será juzgado en agosto y se enfrenta a cadena perpetua.