El Ejército de Nigeria ha liberado a unos 1.000 rehenes que estaban en poder de la organización terrorista Boko Haram, según ha informado este lunes el cuerpo militar en su cuenta oficial de Twitter.

La operación, que se ha llevado a cabo en coordinación con la Fuerza de Tarea Conjunta Multinacional, se ha desarrollado en las localidades de Malamkari, Amchaka, Walasa y Gora, en el convulso estado de Borno. La mayoría de los rehenes eran mujeres y niños, algunos de los cuales habían sido obligados a combatir para la secta islamista, de acuerdo con la cadena nigeriana.

El Ejército ha difundido el testimonio de uno de los rehenes liberados, identificado como Alhaji Gambo Gulumba, de Amchaka, que ha dado las gracias a los uniformados por darles "cariño y cuidados". Los soldados han aprovechado para ratificar su determinación para liberar a todos los secuestrados por Boko Haram.

"Pedimos al público que informe sobre cualquier persona sospechosa a las autoridades competentes", han dicho. El grupo armado se dio a conocer a nivel mundial por la captura de más de 250 niñas en una escuela femenina de la aldea de Chibok. Algunas han logrado escapar, mientras que otras han sido liberadas, si bien muchas permanecen cautivas o han sido vendidas.