La familia Kennedy continúa marcada por la desgracia. Ahora es la nieta del hermano del que fuera presidente la que ha fallecido. Según han declarado los médicos la causa de la muerte puede haber sido una sobredosis.

Con la muerte de Saoirse continúa la leyenda negra que pesa sobre el apellido Kenedy. Y es que, ya son seis los miembros de una de las familias con más poder en todo el territorio norteamericano.

El primero en perecer fue John Fitzgerald Kennedy, que murió tras ser tiroteado cuando era presidente. Posteriormente fue su hermano Boby falleció tras recibir tres disparos cuando estaba en medio de la carrera por convertirse en presidente. Dos de los hijos de Boby también murieron jóvenes Boby que murió de una sobredosis y Maichel, que pereció en un accidente de esquí.

Por último, John, el más mediático, el hijo del que fuera presidente de EE.UU, que murió tras un accidente de avioneta junto a su esposa y su cuñada durante el invierno del año 1999.