21.994500

Publicidad

Desastre medioambiental

La Isla de Mauricio decreta el estado de emergencia después de que un barco derramara 4.000 toneladas de combustuble

Una marea negra avanza sobre las cristalinas aguas de la isla de Mauricio después de que un barco cargado con petróleo encallase y desencadenase lo que los ecologistas consideran ya una de las peores crisis ambientales de la historia de este país africano.

Un barco japonés que transportaba 4.000 toneladas de combustible ha encallado y ha empezado a derramar el líquido en las Islas Mauricio, en el océano Índico.

Se ha declarado el estado de emergencia en la zona ya que el combustible podría esparcirse sin control porque en las próximas horas el tiempo va a empeorar.

El desastre medioambiental se registra en el sureste de la isla, frente a la zona denominada Pointe d'Esny, donde el granelero MV Wakashio permanece varado expulsando combustible en dirección a las playas y albuferas cercanas.

En total, hasta el momento, la zona de costa alcanzada por el vertido alcanza entre 15 y 20 kilómetros.

Tenía pérdidas

El MV Wakashio -de propiedad japonesa, pero registrada en Panamá- encalló frente a las costas de Mauricio el pasado 25 de julio desde China en dirección a Brasil con una tripulación de una veintena de personas que ya fueron evacuadas.

En el momento del accidente no transportaba carga, pero iba con unas 200 toneladas de diésel y 3.800 de petróleo para consumo propio, de acuerdo a la información que manejan los activistas locales.

Tras varios días con el barco varado, el Gobierno mauriciano confirmó este jueves que el navío tenía una brecha y que estaba derramando su carga de combustible al mar, y ello ponía en grave riesgo los arrecifes, playas y albuferas cercanas.

Publicidad