LOS PSICÓLOGOS ANALIZAN LA SITUACIÓN DE LOS PEQUEÑOS

Las heridas después del rescate de los niños atrapados en la cueva de Tailandia: "Confusión, miedo, angustia y dolor"

Cada uno de los chicos tardará cinco horas en salir, lo que puede generar sensaciones de claustrofobia, que se suman a todos los sentimientos que ahora mismo están experimentando y, si no se tratan apropiadamente, toda la resistencia que están demostrando puede hacer que se desmoronen cuando vean la luz.

Publicidad

Cada uno de los chicos tardará aproximadamente cinco horas en salir. Apenas saben nadar, no tienen conocimientos de buceo y deben pasar por zonas muy estrechas, que les pueden generar sensaciones de claustrofobia. Una situación de estrés a la que los pequeños no están acostumbrados.

Siempre han demostrado fortaleza y paciencia a pesar de su edad, incluso han sido capaces de transmitir ellos calma a sus familiares.

Sin embargo, los 15 días que llevan atrapados pueden estar creando otras heridas y generándo "confusión, miedo, angustia, dolor", según la psicóloga infantil Raquel Huesca.

El rescate al que ahora se enfrentan supone su reto más difícil porque puede ser largo y aún más angustioso. La labor de los rescatadores es la clave para que estos niños sean capaces de enfrentarse a esta situación: "Han de ofrecer la posibilidad de generar un espacio de seguridad en el que los miren, los acompañen, los agarren, les den la confianza de que todo puede salir bien".

Sus familias también están sufriendo, pero cuando los tengan fuera también necesitarán apoyo para poder canalizar la dura experiencia. "En absoluto hay que presionarles para que cuenten o para que hablen más de la cuenta, sino favorecer en todo momento un clima de confianza", explica la psicóloga infantil Silvia Alaya.

El apoyo psicológico será clave para que la resistencia que están demostrando no se desmorone cuando vean la luz.

Publicidad