66.005000

Publicidad

Terrorismo

La Policía británica confirma que el apuñalamiento en Reading se trata de un ataque terrorista

La Policía ha determinado que el ataque con cuchillo en el que han muerto tres personas y otras tres han resultado heridas de gravedad se trata de un acto de terrorismo realizado por un joven de origen libio, un demandante de asilo que ya ha sido detenido.

Tres personas han muerto y otras tres están heridas graves en la ciudad inglesa de Reading tras ser apuñaladas este sábado por un hombre que ha sido detenido por los agentes poco después de que se hubiera celebrado allí una protesta pacífica anti racismo del movimiento Black Lives Matter.

En la mañana de este domingo la Policía británica ha confirmado que el incidente fue un acto de "terrorismo". El inspector jefe del cuerpo policial de Thames Valley, John Campbell, señaló que la unidad antiterrorista "puede ahora confirmar que lo sucedido anoche en Reading ha sido declarado un incidente terrorista".

"Trabajaremos estrechamente con nuestros colegas en los próximos días y semanas para respaldar a los vecinos de Reading durante estos momentos y colaboraremos con el CTPSE mientras ellos avancen su investigación", ha señalado.

En el parque donde se produjeron las puñaladas se había llevado a cabo anteriormente una protesta pacífica anti racismo del movimiento Black Lives Matter, aunque la policía puntualizó que no hay ningún "indicio" que sugiera que ambos eventos guardan relación.

El detenido estaba en el radar de la Policía

Según algunos testimonios, el supuesto agresor fue apuñalando al azar a personas que se encontraban en el citado parque sentadas en grupos, hasta que al darse cuenta de que la gente empezaba a correr, el individuo trató de huir de la zona.

La Policía ya ha detenido a una persona de origen libia como presunto autor de los hechos. Se trata de un demandante de asilo, que era conocido por los servicios de inteligencia desde el año pasado debido a su intención de viajar al extranjero para lo que, según fuentes policiales, eran "motivos extremistas". Sin embargo, la amenaza no se consideró genuina, por lo que no se abrió expediente, que sería el paso necesario para continuar investigándolo.

Boris Johnson ha mantenido un encuentro con funcionarios de seguridad, autoridades policiales y miembros del gobierno para abordar lo ocurrido.

Publicidad