Publicidad

EL ATACANTE SE SUICIDÓ

La Policía asegura que el tiroteo de Múnich fue obra de un solo atacante, de nacionalidad germano-iraní de 18 años

El cuerpo del joven, que usó una pistola, fue hallado en una calle aledaña del centro comercial donde se produjo el tiroteo, con signos claros de suicidio. La Policía ha descartado que guarde vínculos con Daesh y asume que se ha tratado de "un acto de locura". El balance de víctimas mortales subió a diez, incluida la del presunto agresor, al fallecer uno de los heridos, según medios locales. Asimismo informó la policía muniquesa de que se ha desactivado la alerta que regía en la ciudad desde el tiroteo y que el transporte público vuelve a funcionar.

Publicidad