Hoy se ha producido el tradicional recuento de cisnes, que la Casa Real inglesa realiza anualmente en el río Támesis. Esta es una tradición con mucha solera, ya que se lleva realizando desde el siglo VII, cuando el cisne era el mayor de los manjares en los banquetes de palacio.

El recuento de especies comenzaba esta mañana, cuando seis miembros de la Guardia Real se embarcaban en una barca tradicional a remo en Sunbury. Recorriendo posteriormente los 130 KM, que separan esta localidad de Abingdon a través del cauce del río Támesis.

El procedimiento siempre es el mismo: los seis efectivos de la Guardia Reak recorren esa distancia y cuando encuentran una familia de cisnes la atan y los llevan a tierra. Una vez allí los pesan, los miden y vigilan que no tengan ningún problema.

Esta curiosa costumbre nace porque en teoría todos los cines de Inglaterra son propiedad de la casa Real inglesa. Pero desde hace unos años la Familia Real limitó su propiedad únicamente a los que se encuentran en el Támesis.

Pero el cisne no es el único animal que según la legislación inglesa es propiedad de la familia Real. Todas las ballenas y delfines que se encuentren en aguas inglesas también son propiedad de Buckingham.