La Policía turca sospecha que el cuerpo del periodista saudí Jamal Khashoggi, asesinado el 2 de octubre en el consulado de su país en Estambul, fue quemado en un horno ubicado en el jardín de la legación, según un informe policial citado hoy por la agencia turca Anadolu.

Se ha descubierto un horno subterráneo, con capacidad de alcanzar mil grados de temperatura, suficiente para eliminar todo rastro de ADN, según se desprende de ese documento del que informa Anadolu.

Las investigaciones han desvelado que el cuerpo de Khashoggi fue descuartizado en las dependencias del consulado, aparentemente por un comando de agentes saudíes, pero hasta ahora no han aparecido los restos del periodista disidente.