Recurso a recurso. Así ha conseguido el abogado de Salah Abdeslam que Francia indemnice con 500 euros a su cliente, pendiente de juicio por los atentados de París de 2015. Argumenta una violación de la intimidad individual del reo al ponerle cámaras de vigilancia en su celda, que estaban activas las 24 horas del día.

Cuando el terrorista ingresó en la cárcel parisina, este tipo de vigilancia para presos de alta seguridad no estaba regulada por la ley, lo que su abogado aprovechó para hacer esta reclamación, que en primera estancia fue desestimada, pero finalmente ha conseguido su objetivo.

Ha sido el Tribunal de Versalles el que, según ha publicado el diario galo 'Le Figaro' ha sentenciado que el estado francés debe pagar medio millar de euros al terrorista responsable de 137 víctimas en la cadena de atentados, que tuvieron lugar en la capital gala aquel fatídico mes de noviembre de 2015 en la discoteca Bataclan y el Stade de France.