Un joven de Texas ha fallecido después de que su cigarrillo electrónico le explotara en la cara mientras fumaba. William Eric Brown, de 24 años, se dirigía a la tienda donde normalmente compra este tipo de artilugios cuando le estalló el vapeador.

El cigarrillo explotó cuando William, un electricista con licencia, estaba en su coche, estacionado frente a la tienda. El joven no llegó a entrar en el establecimiento de vapeadores, según ha informado un empleado que declinó hacer más comentarios.

"Dijo: 'Volveré en seguida, abuela'", cuenta su abuela en una entrevista a la cadena NBC. La explosión del cigarrillo electrónico fue tan fuerte que derritió el cenicero del coche del joven, cuenta la mujer.

El informe del médico forense del condado de Tarrant señala que William murió de un "infarto cerebral y hernia" después de que el cigarro le cortara la arteria izquierda de su cuello. Según su abuela, los médicos realizaron una radiografía cuando llevaron al joven al hospital y encontraron una pieza de metal del artilugio alojada en la parte posterior de su cuello.