Coche congelado

Publicidad

Rusia

Un joven muere congelado a -50 grados al seguir una ruta equivocada de Google Maps en Rusia

Un joven de 18 años murió congelado al seguir una ruta de Google Maps en Rusia. Su vehículo quedó atascado al atravesar un camino en desuso en un día que se alcanzaban los -50 grados. Su acompañante está en estado grave por hipotermia aguda.

Su nombre es Sergey Ustinov, el joven de 18 años que falleció congelado en el interior de su coche en Rusia. Al seguir las indicaciones de la aplicación Google Maps, cogió una ruta en desuso en un día que alcanzaba los -50 grados, lo que provocó su muerte por hipotermia.

Es más conocida como 'Carretera de los Huesos', en Rusia. Ustinov se dirigía a Magadan desde Yakutsk, la ciudad más fría del mundo. Iba acompañado por Vladislav Istomin, otro joven de 18 años. Ambos siguieron la ruta que les indicaba la aplicación de Google Maps, pero debido a la climatología de ese fatídico día, que alcanzaba los 50 grados bajo 0, su coche se averió.

Al poco tiempo, Ustinov murió congelado, y su acompañante fue encontrado con una aguda hipotermia. Actualmente se encuentra hospitalizado en estado grave con brazos y piernas afectadas. "Su estado es extremadamente grave, estamos luchando por su vida", explicaba uno de los médicos.

De acuerdo a fuentes policiales, ninguno de los dos jóvenes iba adecuadamente vestido para el frío que asoma en la región. Además, los ciudadanos de la zona han explicado que lo normal es circular con dos vehículos por si uno se avería, ya que las condiciones climatológicas puede alcanzar temperaturas de hasta -60 grados.

Google Maps indicó al joven que tomara un atajo

Ambos jóvenes se dirigían a su destino cuando el radiador del coche resultó dañado por un tronco. Ante esta situación, decidieron acortar su ruta, para lo que acudieron a Google Maps.

La aplicación les indicó que siguieran un atajo, pero se trataba de un camino abandonado situado en la región 'más fría del mundo'. La carretera llevaba en desuso desde la década de los 70, algo que tanto Sergey como Vladislav desconocían.

Al poco tiempo, se quedaron atascados. Al no tener calefacción en el coche, improvisaron una hoguera para protegerse del frío mientras intentaban localizar a sus familiares. Pero no fue suficiente.

"Ambos jóvenes trataron de mantenerse calientes y quemaron un neumático, pero aparentemente no pudieron hacer un gran fuego al no poder quitar el resto de los neumáticos", explicaba Nadezhda Dvoretskaya, funcionaria del Comité de Investigación, a medios locales.

El fatídico día de diciembre terminó con la muerte por hipotermia de Sergey, mientras que su compañero fue hallado en condiciones extremas a causa del frío.

Publicidad