Patera llegada a una playa de Andalucía

Publicidad

Inmigración Canarias

Un joven marroquí se quema a lo bonzo al ser estafado por una mafia migratoria que le prometió llevarle a Canarias

Un joven marroquí se quemó a lo bonzo en Dajla, en Sáhara Occidental. Lo hizo en señal de protesta al ser estafado por una mafia migratoria que le engañó en su promesa de ir a las Islas Canarias. Actualmente se encuentra ingresado con quemaduras de tercer grado.

Ocurrió el pasado miércoles, en Dajla, Sáhara Occidental. Un joven marroquí se quemó a lo bonzo en señal de protesta tras ser estafado por una mafia migratoria que le mintió en su promesa de llevarlo a las Islas Canarias.

De acuerdo a fuentes policiales marroquíes, el joven se prendió fuego frente a la comisaría policial de la ciudad. Actualmente, se encuentra hospitalizado en la unidad de cuidados intensivos con quemaduras de tercer grado.

Nacido en Agadir, el joven viajó hasta Dajla para intentar salir el país, ciudad convertida en epicentro de pateras con emigrantes subsaharianos y, sobre todo, marroquíes. El intento de suicidio del joven coincide con el décimo aniversario de la muerte del tunecino Mohamed Bouazizi, quien se inmoló el pasado 17 de diciembre de 2010 para protestar porque la policía le incautó un carro con fruta.

El problema de la crisis migratoria en Canarias

El director del Migraciones del Ministerio del Interior, Jaled Zeruali, explicó en una entrevista el pasado martes que las fuerzas de seguridad marroquíes habían interrumpido, a lo largo de 2020, un total de 32.000 salidas de personas desde sus costas. Su destino, principalmente Canarias. No obstante, se tratan de unas cifras muy bajas si se tienen en cuenta los 74.000 intentos abortados el año anterior.

La llegada de inmigrantes ilegales a Canarias aumenta de forma considerable. En lo que va de año, más de 20.000 personas han cruzado ilegalmente la frontera, de las cuales la mitad son de procedencia marroquí. En 2019, lo hicieron cerca de 2.600.

Es lo que se conoce como 'ruta Atlántica'. Las embarcaciones ilegales atraviesan parte del océano hasta llegar al sur de España en condiciones precarias. De acuerdo a los datos aportados por Cruz Roja, esta situación provoca la muerte de entre un 5% y un 8% de las personas por no saber nadar.

Ante esta llegada masiva de inmigrantes a Canarias, se han improvisado centros de acogida, como el muelle de Arguineguín, instalaciones militares o centros hoteleros que ceden sus edificios vacíos por la epidemia.

Este notable repunte se debe especialmente a la crisis económica derivada de la pandemia del coronavirus, que produce un mayor deseo de abandonar el país en busca de oportunidades laborales y dificulta la repatriación de los inmigrantes ilegales.

Publicidad