Imagen no disponible

Publicidad

HA RECUPERADO TODAS SUS FUNCIONES Y YA CAMINA SOLA

Una joven en coma mueve un dedo en el momento en que iban a desconectarla de la máquina de soporte vital

Sam es una joven de 22 años que sufrió un brutal accidente de coche que le causó la ruptura de varios huesos del cuello. Tras varias semanas en coma, los médicos aconsejaron a la familia que la desconectaran, momento en que la joven movió un dedo.

Imagen no disponible | Atresmedia

Sam Hemming, una estudiante de 22 años, sufrió un accidente de coche con su novio que le provocó que se rompiera cuatro huesos del cuello y perdiera una oreja. La joven fue sometida a numerosas operaciones y los médicos acabaron induciéndola el coma, según recoge el diario Daily Mail.

Imagen no disponible | Atresmedia

Pasadas tres semanas en el hospital, los médicos perdieron toda esperanza de que despertara, y aconsejaron a la familia apagar la máquina de soporte vital. Sus padres se mostraron reacios a la idea en un primer momento, pero tras hablar con los cirujanos, decidieron que era el momento de decir adiós.

Sin embargo, cuál fue su sorpresa que, cuando se encontraban alrededor de la joven para proceder a desconectarla, su madre vio que movía un dedo y gritó alarmada para que se detuvieran y no apagaran la máquina de soporte vital.

Imagen no disponible | Atresmedia

Sam continuó conectada a la máquina, y aunque los siguientes días fueron complicados, la joven se recuperó y pudo respirar sin necesidad de la máquina. Contra todo pronóstico, pasadas ocho semanas abandonó el hospital y ahora se recupera en casa rodeada de su familia.

Poco a poco está recuperando todas sus funciones y ya ha comenzado a caminar por sí sola.

Publicidad