Reino Unido

Un joven atropellado por un tren quería "reencontrarse con su madre" asesinada

Jamie McKitten, un joven de 17 años, fue atropellado por un tren en Inglaterra. La investigación indica que "quería reencontrarse con su madre" que fue asesinada cuando él tenía 4 años.

El joven atropellado por un tren quería "reencontrarse con su madre" asesinada

Publicidad

Jamie McKitten, un joven de 17 años del condado de Durham, en Inglaterra, que estaba traumatizado desde pequeño por la muerte de su madre a manos de su padre, ha sido atropellado por un tren. El motivo, según la investigación, es que quería "reencontrarse con su madre".

Tenía cuatro años cuando su padre, Stuart Cummings, violó y golpeó hasta la muerte a su madre, Kelly, en el año 2008. McKitten se encontraba en aquel momento en su habitación.

El padre fue condenado a cadena perpetua, pero el suceso le atormentaba. La abuela materna dijo en declaraciones que le escuchaba llorar por la noche. Se hizo cargo del niño tras la muerte de la madre.

"Decía cuánto quería estar con ella y lloraba por la noche, no podía recordar el sonido de la voz de su madre. Sentía mucho odio por su padre", explica la abuela según 'ChronicleLive'.

La relación no era buena entre los padres

Sobre la relación entre los padres de Jamie McKitten, explicó que "no era buena". Stuart estaba a menudo con otras mujeres y era un padre abusivo. Una vez encerró a Jamie en su habitación mientras tenía otra mujer en la casa", explica.

En cuanto al comportamiento de McKitten, la abuela explica que "era de altibajos" y que cuando un día estaba deprimido "solía destrozar cosas". Y, cuando estaba tranquilo "era encantador".

No volvió a casa

La noche de la muerte de Jamie McKitten, este había estado con sus amigos y decidió llamar a su abuelo para que lo fuera a recoger. Sin embargo, este había bebido dos latas de sidra, así que decidió volver a casa andando.

Ese día estuvo bebiendo. Fue visto caminando hacia la estación. Después, saltó desde el andén y se puso a caminar por las vías cuando pasó un tren. La autopsia revela que tenía múltiples lesiones compatibles con el atropello del tren.

Un informe de toxicología mostró rastros de alcohol, cannabis y cocaína. La asistente del forense registró una conclusión de suicidio. "Cruza al otro carril justo cuando se acerca el tren. Creo que Jamie deseaba quitarse la vida", explica.

Publicidad