El ministro de Salud de Australia, Greg Hunt

Publicidad

John

Johnson & Johnson y su filial Ethicon tendrán que pagar una indemnización millonaria en Australia por unos implantes vaginales

Johnson & Johnson y su filial Ethicon van a tener que hacer frente en Australia a una indemnización de 1,7 millones de euros por los daños que un grupo de mujeres sufrió a consecuencia de unos implantes vaginales.

Johnson & Johnson y su filial Ethicon tendrán que pagar una indemnización millonaria a un grupo de mujeres que sufrieron los efectos secundarios de un implante vaginal de la farmacéutica.

El pleno del tribunal federal australiano confirmó el fallo que impuso la juez Anna Katzman, del Tribunal Federal una indemnización millonaria de 2,6 millones de dólares australianos (2 millones de dólares o 1,7 millones de euros a Kathryn Gill, Diane Dawsony Ann Sanders, quienes lideraron una demanda colectiva a la que se han unido 10.000 mujeres.

"No se ha demostrado ningún error en el ejercicio de la facultad discrecional de la juez de primera instancia para ordenar el requerimiento", añade el fallo publicado. El comportamiento de Johnson & Johnson y su filial Ethicon fue calificado de "negligente" ya que defiende que "los riesgos eran conocidos, (y) no eran insignificantes". Este caso representa la mayor demanda colectiva en el sector de la salud.

Las mujeres demandaron que los implantes vaginales, una malla que se coloca mediante una intervención quirúrgica para resolver daños en el suelo pélvico causados por el parto, les ha provocado problemas de incontinencia urinaria, dolor severo crónico o relaciones sexuales dolorosas.

En 2018, el ministro de Salud de Australia, Greg Hunt, pidió disculpas en nombre del país a las afectadas por los efectos derivados de los implantes vaginales y anunció un paquete de medidas para resarcir a las víctimas.

Publicidad