Johnny Depp

Johnny Depp, en el juicio contra su exmujer: "No he golpeado a una mujer en mi vida"

El actor de Hollywood interpuso una demanda a su exmujer, Amber Heard después de que ella hablase públicamente de haber recibido malos tratos por parte de Depp.

Publicidad

El juicio de la demanda por difamación que interpuso Johnny Depp a su exmujer, Amber Heard, ha comenzado y el actor ya le ha tocado declarar. Aseguró el pasado martes en la sala que "no he golpeado a una mujer en mi vida". La declaración ha durado algo más de tres horas en Fairfax, en Virginia. Depp decidió denunciar a Heard después de que ella hablase sobre los supuestos malos tratos que había sufrido por parte de la estrella de Hollywood.

"Nunca llegué al punto de golpear a la señorita Heard de ninguna manera. Ni he golpeado a ninguna mujer en mi vida", aseveró Johnny Depp. En el año 2016, la actriz le acusó de malos tratos después de que su matrimonio -que tan solo duró 15 meses- terminara. Heard escribió un artículo de opinión para un periódico donde describió su terrible experiencia con el actor. Así que el protagonista de 'Piratas del Caribe' o 'Eduardo Manostijeras' ahora pide 50 millones de dólares por difamación,

Depp ha afirmado en el juicio que "sentí que era mi responsabilidad defenderme, no solo por mí, sino también por mis hijos". La estrella de cine ha reconocido muchas discusiones fuertes y subidas de tono durante la relación. Esto es lo que ha dicho cuando los abogados de la actriz han presentado unos mensajes como prueba del mal carácter del actor: "Pido disculpas por los que han tenido que verlos, me da vergüenza las cosas que dije".

Depp reconoce que su carrera ha ido a peor

Johnny Depp ha reconocido que desde que todo ocurrió, su carrera ha ido a peor. "Es muy raro cuando pasas de ser Cenicienta a Quasimodo en menos de un segundo", declaró añadiendo que sabía que "estaba haciendo lo correcto" al denunciar a Heard. Cuando fue preguntado por su relación con su madre, expresó que de niño fue víctima de "abusos físicos constantes" por parte de ella, como golpes con zapatos o con un cinturón.

A raíz de estas experiencias, el artista admitió que sus problemas con el mundo de las drogas empezaron cuando tan solo tenía 11 años. Robaba medicinas a su madre, Betty Sue, y a los 15 años "ya había probado todas las drogas que conocía". Justificó el consumo de drogas alegando que "nunca ha sido por el efecto festivo. Era por tratar de calmar las cosas internas que pueden plagar la mente de alguien que ha experimentado un trauma".

"No soy un maníaco que necesita estar colocado todo el tiempo", reiteró ante la mirada de todos los presentes en la sala, incluida su exesposa. El juicio durará seis semanas más y se espera que Amber Heard tome declaración en las próximas sesiones.

Publicidad