Joe Flavill, once meses en coma y sin saber nada del COVID-19

Publicidad

Reino Unido

Joe, el joven británico que entró en coma en marzo y despierta ahora sin saber nada de la pandemia del coronavirus

Joseph Flavill sufrió un accidente de coche el pasado marzo en Reino Unido que le provocó un coma. Diez meses después, despierta en un mundo marcado por la pandemia del coronavirus.

Joseph Flavill, joven británico de 19 años, fue atropellado el pasado 1 de marzo de 2020, cuando el coronavirus solo eran 'unos pocos casos' en Reino Unido. El accidente provocó que estuviera en coma durante 10 meses. Ahora ha despertado en un mundo completamente distinto marcado por una pandemia que ha paralizado al mundo entero.

A principios de marzo del año pasado, Reino Unido acumulaba sólo 23 casos de un virus que provocaba graves neumonías y problemas respiratorios. La gran mayoría de las infecciones se limitaban todavía a China, mientras que en Estados Unidos se había confirmado una muerte a causa de la novedosa enfermedad.

Los bares estaban llenos de gente, no había distancia de seguridad y mucho menos limitaciones horarias nocturnas. En general, la vida transcurría con normalidad en Reino Unido y la noticia que ocupaba la portada de los periódicos era el hijo que Boris Johnson esperaba junto a su esposa.

Ese mismo día, Flavill fue víctima de un atropello que le sumió en un coma durante 10 largos meses. Lo que no se imaginaba era despertar en un mundo limitado al completo por la pandemia del coronavirus, que acumula más de 104 millones de casos en todo el mundo.

Semanas después de su accidente, los países europeos empezaron a decretar su cierre y a iniciar el confinamiento domiciliario. En España, el 14 de marzo de 2020 se declaró el primer estado de alarma por la pandemia, lo que nos llevó a un confinamiento domiciliario.

Hasta Flavill, durante su época de inconsciencia, se contagió de coronavirus, aunque no afectó a su estado de salud.

Un nuevo mundo marcado por la pandemia del coronavirus

La alegría de sus familiares por ver despertar al joven británico del coma no tiene precio. Sin embargo, se enfrentan ahora a un nuevo reto: explicar lo sucedido en un año que, contado, parece sacado de una película.

"Cuando salga de esto, la vida no será para nada como la conoce", explicó la tía de Flavill, Kate Yarbo, a la CNN. "¿Cómo lo describes? Creo que va a ser un shock, no estoy segura de poder describir realmente cómo es esta pandemia", continuaba.

Tres semanas antes de que Reino Unido decretara el confinamiento por la expansión del coronavirus, Joseph Flavill se estaba preparando para visitar el Palacio de Buckingham y recoger el premio a los logros juveniles del duque de Edimburgo.

Sin embargo, el choque con un automóvil trastocó sus planes. El atropello le provocó una lesión cerebral traumática en la parte posterior de la cabeza y fue trasladado de urgencia a un hospital en Leicester.

Sólo su madre pudo visitarle durante las siguientes semanas y, además, debía cumplir con la distancia de seguridad y cubrir su rostro al completo con un equipo sanitario.

Diez meses después, su madre todavía está esperando a poder tocar a su hijo de forma segura. Por el momento se está recuperando en una casa de cuidados tras despertar del coma.

"Sólo lo va a entender a través de nuestra capacidad para describirlo y a través de las noticias.", continuaba su tía. Sin embargo, la parte positiva que ve su familiar es que Joseph nunca tendrá que pasar por el miedo y la incertidumbre del principio de la pandemia, cuando todo era aún desconocido. "Cuando lo vea después, con suerte, gran parte del miedo habrá desaparecido", añadía.

El estado de salud del joven británico

Flavill está trabajando ahora para estimular su cerebro, mientras que familiares y amigos buscan recaudación de fondos a través de una página web. "Ha tenido tanto dolor, ha tenido convulsiones, ha sido un viaje traumático y horrible para él", explicaba su tía.

Sin embargo, estos últimos días ha presentado una gran mejoría, estimulada a través de vídeos y audios de sus familiares y de situaciones comunes, como el sonido de un avión o la videollamada con su tía.

"Estaba bromeando con él sobre que un día podría hablar y recordando nuestras vacaciones en Cornualles. Le dije, '¿me prometes que tu primera palabra va a ser pastel?' Y entonces parpadeó", explica sorprendida.

En ese momento le preguntó si había parpadeado a propósito y Flavill volvió a hacerlo dos veces. "Supimos así que se estaba comunicando".

Por el momento no ha recuperado el habla, pero está empezando a mejorar el movimiento y control de sus extremidades.

Joseph se contagió de coronavirus mientras estaba en coma, lo que le impidió recibir el fármaco anticovid. Sin embargo, sus familiares esperan que pronto sea uno de los elegidos para la vacunación.

Publicidad