FAVORITO EN LAS ENCUESTAS

Joe Biden se convierte en el blanco de los ataques en el segundo debate de los demócratas

Según las encuestas, Joe Biden sigue siendo el favorito para rivalizar con Trump en las elecciones de 2020. Precisamente por eso, en el segundo debate que los demócratas han celebrado en Detroit, él ha sido el blanco de los ataques. En la lucha sus contrincantes han llegado a cuestionar el legado de Obama.

Publicidad

Joe Biden ha sido el blanco de todos los ataques en el segundo debate de los demócratas en Detroit. La lucha encarnizada por ser elegido el rival de Trump en las elecciones de 2020 ha cuestionado incluso el legado de Barack Obama. Nueva York, José Ángel Abad...

La segunda ronda de debates a la candidatura presidencial demócrata aclaró aún más los ejes de la contienda: el gran enemigo a batir es el exvicepresidente Joe Biden, sobre el que se concentran casi todos los ataques, y la grieta entre moderados y progresistas se recrudece día a día.

El exvicepresidente de Obama (2009-2017) había sido la diana de gran parte de sus rivales en el teatro Fox de Detroit (Michigan) en la noche del segundo debate demócrata con los senadores Kamala Harris y Cory Booker; el alcalde de Nueva York, Bill de Blasio; y el exsecretario de Vivienda Julián Castro, además de otros cinco aspirantes.

Biden, el favorito por ahora en las encuestas para disputar la Casa Blanca en las elecciones del próximo año al actual presidente, el republicano Donald Trump, se presenta sin tapujos como el heredero del legado de Obama.

Durante más de dos horas cada día, y en dos noches consecutivas, los veinte aspirantes a la candidatura demócrata se enfrentaron en una nueva ronda de debates televisivos de lo que se presenta como una incierta batalla en el seno del partido que busca desbancar al republicano Donald Trump de la Casa Blanca.

Hace un mes lo hicieron en Miami (Florida), y en septiembre volverán a verse las caras, esta vez en Houston (Texas). Esto es solo el principio de un prolongado y agotador ciclo de primarias, ya que resta aún un año para la convención demócrata que se celebrará en Milwaukee (Wisconsin), en la que finalmente se elegirá al candidato del partido.

En la primera jornada, celebrada el martes, fueron los aspirantes más a la izquierda del espectro político quienes dominaron la discusión, los senadores Bernie Sanders y Elizabeth Warren. Ambos fueron directos en sus propuestas, e insistieron en las cuestiones más controvertidas: sanidad pública universal, algo hasta hace bien poco considerado tema tabú en la política estadounidense.

Publicidad