Jair Bolsonaro

Jair Bolsonaro, hospitalizado de urgencia por obstrucción intestinal de la que podría ser operado

El presidente brasileño ha sido ingresado de urgencia en un hospital de Sao Paulo con dolor abdominal y se ha confirmado que se trata de una obstrucción interna en la región abdominal.

Jair Bolsonaro, hospitalizado de urgencia por obstrucción intestinal de la que podría ser operado

Twitter Jair Bolsonaro, hospitalizado de urgencia por obstrucción intestinal de la que podría ser operado

Publicidad

El presidente de Brasil, Jair Bolsonaro, que ha ingresado este lunes de madrugada en el hospital debido a unos dolores abdominales tras sus vacaciones en Santa Catarina, podría ser operado por una obstrucción interna en la región abdominal.

Nada más aterrizar este en Sao Paulo se dirigió directamente a un hospital de la zona sur de la capital. El presidente brasileño ha confirmado en su perfil de Twitter que empezó a sentirse mal "después del almuerzo del domingo". Cuando llegó al hospital, los médicos le pusieron una sonda nasogástrica y después de realizarle las pruebas oportunas, han confirmado que se trata de una obstrucción interna en la región abdominal.

Ahora, deben realizarle más pruebas para una posible cirugía, según él mismo ha confirmado.

Estable pero no será dado de alta por el momento

El verano pasado Bolsonaro tuvo que permanecer ingresado durante cinco días en el Hospital Vila Nova Star, el mismo al que ha acudido este lunes, por el mismo problema abdominal. El médico que operó al presidente tras el apuñalamiento sufrido en septiembre de 2018, Antonio Luiz Macedo, atenderá el caso.

"Se encuentra en condición estable, en tratamiento y será reevaluado por el equipo del doctor Antonio Luiz de Vasconcellos Macedo. Por el momento, no hay previsión de que sea dado de alta", han dicho en una nota médica las autoridades del hospital.

Bolsonaro ha puesto así punto y final a unas polémicas vacaciones en Santa Catarina después de que oposición y parte de la opinión pública le hayan cuestionado durante estos días no suspenderlas a pesar de la crisis que se sucede en gran parte del estado de Bahía debido a las fuertes precipitaciones que dejaron una treintena de fallecidos y cientos de miles de afectados.

El tiempo de asueto del que ha disfrutado el presidente brasileño también ha estado marcado por los recurrentes baños de multitudes a los que suele prestarse, en uno de los cuales confesó no tener que volver al trabajo debido a la situación que se estaba viviendo en Bahía, el caso positivo de un miembro de su comitiva y un pequeño accidente en moto acuática del que salió ileso.

Publicidad