Publicidad

Energía nuclear

Irán denuncia un ataque terrorista en una de sus plantas nucleares

El supuesto ataque terrorista a la planta nuclear de Irán se produce coincidiendo con el intento de retomar el diálogo para que el régimen de Teherán no consiga desarrollar armas nucleares.

Irán ha denunciado en la tarde de este domingo un ataque que califica de terrorista a una de sus plantas nucleares. No ha habido heridos, no ha estallado nada, pero el régimen de Teherán habla de terrorismo nuclear sobre la planta subterránea de Natanz, la mayor del país y a 8 metros bajo tierra precisamente para evitar ataques.

Irán asegura que un sabotaje ha provocado un corte de electricidad, y con ello, que se haya detenido el enriquecimiento de uranio. Varios medios apuntan a un posible ciberataque lanzado desde Israel justo cuando se quiere retomar el diálogo internacional para que Irán no consiga el arma nuclear.

Nuevas centrifugadoras de uranio

Este suceso tiene lugar después de la instalación de una nueva serie de centrifugadoras de uranio, más modernas, que permiten enriquecer el material al 20%, aunque es una cifra que todavía se encuentra lejos del 90% necesario para fabricar una bomba atómica. Por eso, Irán sostiene que su programa nuclear tiene fines estrictamente pacíficos, aunque la comunidad internacional duda de estas intenciones.

Desde el primer momento la prensa empezó a especular sobre el origen de este incidente y fuentes citadas por 'The Jerusalem Post' apuntan a que no ha sido un accidente y a que los daños son mucho mayores de lo que ha informado Teherán.

No es la primera vez

En julio de 2020, se produjo una explosión y un incendio en la nave de ensamblaje de centrifugadoras que, según afirmó luego Kamalvandi, fue resultado de un sabotaje. Previamente, en 2010, fue objetivo de un ataque informático conjunto de Israel y Estados Unidos con el virus Stuxnet, que destruyó más de un millar de centrifugadoras.

Publicidad