Un empleado de un restaurante de Mc Donald's en Berea (Kentucky, EEUU) podría haber infectado con el virus de la hepatitis A a un número indeterminado de clientes.

Las autoridades han alertado a todos los clientes que comieron en dicho local el pasado 23 de marzo que vigilen su salud hasta mediados de mayo, ya que el periodo de incubación de la hepatitis A es de unas seis semanas.

A diferencia de las versiones B y C que afectan a través de la sangre y los fluidos corporales, la hepatitis A se transmite por vía fecal-oral. Por ello, las autoridades médicas locales sostienen que el riesgo de contagio es "muy bajo", pero aún así insisten en que si alguien sufre los síntomas (fiebre, fatiga, náuseas, dolor en las articulaciones) acuda inmeditamante a un hospital, tal y como recoge Bloomberg.

Por el momento, la Policía ha abierto una investigación.