Reino Unido

El informe Gray sobre las fiestas ilegales en Downing Street reconoce "fallos en el liderazgo" del Gobierno

La investigación sobre el 'Partygate' determina que hubo "fallos de liderazgo y de juicio" en Downing Street.

Publicidad

Sue Gray, la alta funcionaria británica, ha entregado hoy a Boris Johnson una primera actualización del informe sobre las fiestas ilegales en Downing Street. En esta primera parte del texto afirma que en la residencia oficial del primer ministro del Reino Unido había "un consumo excesivo de alcohol que no resulta nunca apropiado en el lugar de trabajo".

Sale a la luz la primera actualización del 'Partygate'

Asimismo, también asegura "fallos en el liderazgo y en el juicio empleado por diferentes departamentos del Nº 10 de Downing Street". La investigación confirma que se realizaron al menos 16 fiestas en la sede gubernamental mientras el país estaba sometido a un confinamiento estricto por la pandemia del coronavirus.

"Algunos eventos nunca debieron permitirse, y otros debieron haberse permitido de otra manera. Ya hay lecciones que se pueden extraer de todos estos eventos y que deben ser inmediatamente atendidas por el Gobierno, sin necesidad de esperar a que concluyan las investigaciones de la Policía", matiza Gray.

El texto completo aún no ha visto la luz, pero este avance supone un nuevo varapalo para el premier británico: "Al menos en algunas de sus reuniones cometió un grave incumplimiento a la hora de observar, no solo las normas éticas exigibles a los que trabajan en el corazón del Gobierno, sino las que podían exigirse a la población británica en general durante este tiempo".

Johnson no tiene intención de dimitir

Hace varios días, Johnson admitió que no iba a dimitir y que seguiría al frente de sus obligaciones como primer ministro. Sin embargo, hoy, tras conocer el informe parcial, ha anunciado ante el Parlamento cambios en el funcionamiento interno del Gobierno, porque "pedir perdón no es suficiente".

Por su parte, el líder de la oposición, el laborista Keir Starmer, ha vuelto a insistir en la renuncia de Johnson en favor del "interés nacional".

"La opinión pública ya ha concluido que rompió las normas y no ha dicho la verdad sobre ello. Eso significa que no tiene la autoridad para liderar el país. Ha degradado la institución y ha perdido toda su autoridad", ha matizado Starmer.

Publicidad