CUATRO AÑOS ANTES DE QUE COMENZASE 'LA PRIMAVERA ÁRABE'

Un informe confidencial de la UE alertó en 2007 de la llegada de la 'Primavera Arabe' y de la crisis de refugiados

Bajo el título 'Los peores escenarios para Oriente Próximo', el informe confidencial de la UE, concluía que la influencia de Occidente "se vería probablemente dañada" en el caso de una "grave crisis" que afectara a la región, con las "probables consecuencias" de "un auge del terrorismo antieuropeo" y "un aumento del número de refugiados que intentan entrar en la Unión Europea". El documento ha sido desclasificado por la Unión Europea a petición de dos investigadores españoles.

Varios niños refugiados

Publicidad

Un informe confidencial de la Inteligencia de la Unión Europea alertó en 2007 a las autoridades comunitarias del riesgo de que la región de Oriente Próximo registrara una serie de crisis locales que se extenderían de unos países a otros poniendo en vilo a los regímenes autoritarios, como sucedió a partir de 2011 con el fenómeno de la llamada 'Primavera Arabe'.

El documento en cuestión, que ha sido desclasificado por la Unión Europea a petición de dos investigadores españoles, advirtió de que podrían registrarse "crisis locales" que se contagiarían por varios países hasta convertirse en un fenómeno "regional".

"Las crisis locales" en Oriente Próximo "pueden fácilmente extenderse de un país a otro y adoptar rápidamente una naturaleza regional", señaló la Inteligencia de la Unión Europea en su informe confidencial entregado a las autoridades comunitarias en julio de 2007, cuatro años antes de que comenzara la llamada 'Primavera Arabe' con las primeras manifestaciones contra los dictadores de Túnez y Egipto.

Bajo el título 'Los peores escenarios para Oriente Próximo', el informe confidencial de la UE, concluía que la influencia de Occidente "se vería probablemente dañada" en el caso de una "grave crisis" que afectara a la región, con las "probables consecuencias" de "un auge del terrorismo antieuropeo" y "un aumento del número de refugiados que intentan entrar en la Unión Europea".

En el capítulo de "amenazas", el documento de la Inteligencia comunitaria dejaba claro que en el caso del "peor escenario" en Oriente Próximo, las consecuencias podrían ser una "interrupción del suministro energético", la posibilidad de que la región se convirtiera en "un refugio seguro para terroristas" que quieran atentar en Europa y la llegada de "grandes cifras de refugiados o migrantes" que quieren llegar a territorio europeo.

En su análisis de perspectivas, el informe confidencial hacía hincapié en que los conflictos en la zona muestran "una tendencia a contagiarse mas allá de las fronteras y afectar a varias, si no a la mayoría, de las potencias regionales". "Pueden originarse futuros conflictos en diferentes países pero probablemente tendrán un efecto bastante más allá de sus fronteras. La caída de uno de los regímenes tradicionales podría precipitar una reacción en cadena que haría a otros más vulnerables", vaticinó.

La Inteligencia comunitaria también dejaba claro en su análisis que la mayoría de los regímenes de Oriente Próximo estaban "políticamente obsoletos". "Tanto los regímenes tradicionales, en su mayoría monarquías, como los restantes representantes del 'socialismo árabe' han vivido mucho más tiempo que su eficacia", consideró el informe de los analistas de Inteligencia comunitario. El informe de la Inteligencia comunitaria ciñe su análisis sobre los posibles escenarios futuros en un sentido reducido de la región de Oriente Próximo, abarcando desde Egipto hasta Irán, sin incluir a Israel y Turquía.

Los dos investigadores que han conseguido la desclasificación son el profesor Rubén Arcos, investigador de la Cátedra de Servicios de Inteligencia y Sistemas Democráticos de la Universidad Rey Juan Carlos, y José Miguel Palacios, que fue jefe de la División de Análisis del Centro de Inteligencia de la Unión Europea (INTCEN) entre 2011 y 2015.

Publicidad