El ladrón indultado

Publicidad

Robo

Indultan al ladrón de un banco de Florida que rechazó llevarse más dinero del que pedía

El hombre entró en el banco pidiendo 1.100 dólares (1.045 euros) y, a pesar de que el empleado le dio 2.000, él únicamente se llevó lo que exigía.

En resumen

  • Ha sido indultado con la condición de que devuelva la cantidad sustraída y realice trabajos comunitarios

Un hombre que robó más de 1.100 dólares (1.045 euros) en un banco de Florida y recriminó al cajero que le diera más dinero del que pedía, ha sido indultado con la condición de que devuelva la cantidad sustraída y realice trabajos comunitarios.

Sandy Hawkins, de 74 años, entró a una sucursal bancaria de Boca Ratón (Florida) en noviembre del año pasado vestido con una camiseta con el eslogan del presidente Donald Trump: "Hagamos América grande otra vez". Entregó una nota al cajero de la oficina para avisarle de que trataba de un robo y tenía un arma, lo cual no era cierto.

La nota estaba escrita en la parte de atrás de un formulario bancario y también le advertía al cajero de que no hiciera sonar las alarmas, porque no quería ser capturado. El empleado contó 2.000 dólares (1.800 euros) para entregárselos, pero Hawkins dijo que le estaba dando demasiado, que sólo necesitaba 1.100 dólares.

El hombre finalmente salió del banco únicamente con el dinero que había pedido, el resto lo dejó allí. La Policía no tuvo muchos problemas para dar con el poco codicioso Hawkins después del robo, pues era alguien conocido en la zona del banco y fue reconocido por el encargado de un bar cercano.

Según los términos del documento judicial de indulto, el 15 Circuito Judicial del Condado Palm Beach indica que, para obtener el indulto, Hawkins deberá devolver los 1.100 dólares al banco Wells Fargo. Además, deberá realizar 10 horas de trabajo comunitario al mes, hasta completar 120 horas.

En diciembre de 2019, Hawkins le dijo al matutino local SunSentinel que necesitaba ayuda después de la repentina muerte de su esposa, y que por ese motivo asaltó el banco. El septuagenario, que trabajó como reparador de aire acondicionado y enviudó en 2013, le dijo a la Policía cuando fue detenido: "Voy a hacerlo todo fácil".

Publicidad