Estados Unidos

El individuo que asaltó el Capitolio vestido de bisonte, condenado a 3 años y medio de cárcel

El hombre integrado en Q´Anon que participó en el asalto de Capitolio yendo vestido de bisonte ha sido condenado por la justicia a 3 años y medio de prisión.

El individuo que asaltó el Capitolio vestido de bisonte, condenado a 3 años y medio de cárcel

Publicidad

Casi un año después del asalto al Capitolio, siguen las pesquisas para repartir a cada cual la culpa que tuvo en su participación durante aquel 6 de enero, día en el que el Congreso debía ratificar a Joe Biden como nuevo presidente de los Estados Unidos. Y se terminó haciendo, después de que las autoridades lograsen dispersar a todos los asaltantes del Capitolio tras horas de auténtico caos.

Uno de los asaltantes que más llamativo resultó en las redes sociales fue Jacob Chansley. Desconocido para muchos, se trata del individuo perteneciente a la organización [[LINK:INTERNO|||Article|||6182b8c48768b0e429e327c2|||Q´Anon]] que acudió al Capitolio vestido de bisonte, que se hizo popular en todos los rincones del planeta, y que generó una auténtica lluvia de memes en las redes sociales por su aspecto.

Ahora, vuelve a ser noticia porque la justicia le ha condenado a 41 meses de prisión, es decir, 3 años y medio de cárcel, por su papel en el asalto al Capitolio el pasado 6 de enero. Este hombre, nacido en el estado de Arizona, ya se declaró culpable por su propia cuenta ante la justicia, que ha emitido oficialmente sobre la condena contra el hombre conocido como 'el bisonte de Q´Anon'.

La polémica del asalto no cesa

El expresidente Donald Trump habló pocos días antes de esta condena, justificando a aquellos asaltantes que querían "colgar" a quien fue su vicepresidente, Mike Pence, alegando que "estaban muy enfadados" y justificando, una vez más, la teoría de fraude electoral, pese a que continúa sin aportar pruebas concretas que demuestren sus palabras.

También ha sido noticia recientemente uno de los asesores más cercanos a Trump, Steve Bannon, que ha quedado en libertad después de entregarse al FBI. Fue acusado de desacato por no querer testificar sobre el asalto al Capitolio, pero por el momento, no permanecerá detenido, sino que queda libre con vigilancia a la espera de saber si será imputado o no.

Por otra parte, el presidente Joe Biden continúa tratando de reflotar la imagen de su gabinete, ya que su popularidad ha caído a un mínimo histórico, tan solo un 41%, con muchos de sus antaño votantes ya en contra, dado que la desaprobación a su mandato tras diez meses de presidencia alcanza el 53%. Biden deberá dar un vuelco a estas estadísticas antes de las próximas elecciones legislativas en noviembre de 2022, donde se juega el control de la Cámara de Representantes y el Senado, por ahora con mayoría demócrata.

Publicidad